Dolor de ciática. Observate, compréndete y cuídate

Es muy común en el embarazo, sufrir de dolor lumbar y comúnmente llamado “ciática”. Los cambios estructurales y sobrepeso, son importantes especialmente en el tercer trimestre. Pero esta dolencia, frecuente entre mujeres: no suele ser ciática estrictamente, no solo se da en el embarazo, y tiene un componente emocional importante.

Observar para comprender

En la mayoría de los casos, se trata de una afección llamada “pseudociática” o  síndrome del “piramidal”. El nervio pasa de las vértebras lumbares a las piernas, por debajo del músculo piramidal. Músculo que se contractura con facilidad y sin darnos cuenta. Esto provoca un aplastamiento del nervio produciendo inflamación y dolor en su recorrido.

Para comenzar, observar. Pondré un ejemplo con mi experiencia: He sufrido este dolor a lo largo de mi vida de manera intermitente. Encuentro 4 momentos donde el dolor ha sido notable hasta llegar incluso a incapacitarme:

  1. Época de exámenes en la universidad: Muchas horas sentada, y estrés o nervios.
  2. Un trabajo de oficina con cierta responsabilidad: Muchas horas sentada, plazos, resultados, autoexigencia.
  3. Ultimas semanas de embarazo: 18 kgs extra, una mudanza e incertidumbre y presión cuando mi hijo decidió nacer en la semana 43 y yo quería dar a luz en casa
  4. Alrededor de un año después: Un año con mi hijo en brazos y en mochila sin descanso y, la búsqueda de una nueva profesión a comenzar de cero.

Después de estos años, he podido identificar claramente 2 factores claves:

Físicamente: Muchas horas en posición estática, falta de actividad física, estiramientos o ejercicios de fortalecimiento.

Emocionalmente: Situaciones con alto grado de preocupación, incluso con momentos de ansiedad o estrés emocional.

Está claro que las situaciones para cada cual, serán diferentes, sin embargo la manera de resolver es similar, y el trabajo, básicamente individual.

* * *

 

Cuidar atendiendo a ambos focos

A menudo es desesperante no saber de donde viene y qué  hacer para solucionarlo. La incomodidad física, puede aumentar la ansiedad y así ambas retroalimentarse.

  1. A nivel físico

Dado que los cambios estructurales en el embarazo son importantes, es recomendable visitar a un fisioterapeuta/osteópata para reajustar y equilibrar de nuevo toda la estructura. E incluso un profesional que pueda identificar otros desajustes menos comunes que puedan estar afectando y agravando el problema.

Para ayudar a corregir la estructura corporal te puede ayudar un/a fisioterapéuta, un/a osteópata, o un/a quiropráctic@ entre otr@s.

Para tratar de evitar que aparezca, puedes hacer ejercicio suave como caminar, practicar yoga, pilates  o estiramientos en casa. En internet hay numerosos tutoriales para elegir según tus necesidades personales.

Si quieres saber qué puedes hacer desde casa para aliviar el dolor, tal vez te interesarán otros artículos de esta guía del “Cuida tu cuerpo, mente y alma en la Maternidad”, como:

El dolor de ciática en el Embarazo y Crianza: Estiramientos y Masaje para hacer en casa.

  • A nivel emocional

    Observar qué emociones estamos viviendo, o a menudo, qué emociones estamos tratando de evitar o esconder. Detrás de cada dolencia existe una emoción que no está saliendo a la luz.

Podemos acudir a cualquier especialista de la medicina, y/o a cualquier terapeuta que nos ayude. Y al mismo tiempo, tomar consciencia y responsabilidad.

Pero esto, es un trabajo personal. Según la biodescodificación (neuroemoción), el dolor de ciática esconde inseguridad y rencor.

Para quien desee profundizar, comparto un  artículo que ofrece una amplia y detallada información sobre qué tipo de conflictos emocionales, nos pueden estar afectando o causando el dolor  lumbar y “ciático”.

http://dbr-casla.com/ciatica-y-biodescodificacion-inseguridad-y-rencor-reprimido/

En conclusión, tomar consciencia: atención en este momento presente. Escuchar tu cuerpo,  pensamientos y emociones. Solo observar, sin valorar ni juzgar. Y confiar en tí y en la sabiduría de la naturaleza. Forma parte del autoconocimiento.

Ya sabemos que la solución está en mantener nuestra mente y corazón relajados: sin duda, con la práctica conseguiremos aliviarlo o evitarlo.

Si deseas conocer más sobre cómo mantenerte en paz, tal vez te interese este artículos:

El dolor de ciática en el Embarazo y Crianza: Calma tu mente y corazón

 * * *

Si tienes dudas o te gustaría saber más, puedes contactar conmigo a través del formulario de contacto.

Si te parece interesante lo que has leído y quieres recibir otros artículos como este, sobre masaje o mindfulness, puedes subscribirte a mi Newsletter.